“Suicidio”, un relato de Alfonso Reyes

  Suicidio Alfonso Reyes  Hay muchos modos de suicidarse. El que yo propongo es el siguiente: suicídese usted mediante el único método del suicidio filosófico. —¿Y es? —Esperando que le llegue la muerte. Desinterésese un instante, olvídese de su persona, dese por muerto, considérense como cosa transitoria llamada necesariamente a extinguirse. En cuanto logre usted […]

“Misántropo”, un relato de Tomás Espinosa

  Misántropo Tomás Espinosa  Hace tiempo hice un pacto con el diablo: un poco de fuego para encender un cigarro a cambio de mi alma. Ahora cumplo mi condena en el averno. Se me acabaron los cigarros; tengo que salir a comprarlos en algún estanquillo. ¿Habrá peor castigo que el tratar con humanos? Escucha la […]

“Misántropo”, la palabra de la semana

   La palabra misántropo proviene del griego miso, “yo odio”, y anthropos, “hombre”. El término se utiliza para referirse a una persona poco sociable o que siente una gran aversión hacia el género humano en general. Su antónimo es filántropo, que es una persona que se dedica a hacer el bien a los demás. No […]

“La noche”, un relato de Antonio López Ortega

  La noche Antonio López Ortega  Desde pequeño he querido ser como la noche. Todos los días, después del crepúsculo, cenaba y salía hacia las rejas del corral, quedándome hasta bien entrada la madrugada. Buscaba los mil y un métodos para ser como ella, para entrar en ella, pero siempre regresaba frustrado. Ayer agoté todas […]

“Recipiente”, un relato de Carlos J. Zazueta

  Recipiente Carlos J. Zazuelta Siempre he tenido problemas con mi conciencia, pues en cuanto comienzo a actuar desviadamente, recrimina mi actitud. He tratado inútilmente de acallarla, pero sigue con su parlante silencio, acusándome, buscando el menor detalle para señalarme. Soy muy sentimental y como en mi negocio la conciencia es un lujo y un […]

“La viuda inconsolable”, de Ambrose Bierce

  La viuda inconsolable Ambrose Bierce Una Mujer con lutos de viuda lloraba sobre una tumba. –Consuélese, señora –dijo un Simpático Desconocido–. La piedad del Cielo es infinita. En algún lado hay otro hombre, además de su esposo, con quien usted puede ser feliz. –Lo había, lo había –sollozó ella–, pero está en esta tumba. […]